Una de las tareas más importantes de la limpieza a domicilio en Alcalá de Henares es la de los suelos. El aspecto que tengan al finalizar nuestro trabajo va a influir considerablemente en la apreciación que el cliente haga de toda nuestra labor. Un suelo apagado y sin brillo va a causar una pobre impresión dando la apariencia de un trabajo apresurado y poco profesional.

Por eso insistimos cuando realizamos trabajos de limpieza a domicilio en Alcalá de Henares en redoblar el esfuerzo en la limpieza de suelos, sean del material que sean, para sacarles el máximo brillo posible. Entre los muchos tipos de suelo que podemos encontrar en las casas, uno de los más habituales son los suelos de madera, ya sea como parqué (adheridos directamente al solado), o tarimas flotantes (colocados sobre unos rastreles fijados al piso).

La superficie de cualquier suelo de madera está compuesta de ceras y barnices, por lo que todo arenillas y polvo producen un roce que araña esta capa produciendo un desgaste que, con el tiempo, terminará con el brillo del barniz. Por lo tanto, la primera tarea debe ser pasar suavemente una mopa para eliminar todo el polvo, pelos, pelusas y arenilla. Las manchas ocasionales podemos retirarlas sencillamente con una gamuza humedecida, secando luego bien con papel de cocina, procurando hacerlo lo antes posible para que no penetren en la madera.

De vez en cuando no habrá problema en fregar con una fregona bien escurrida y, si acaso, con un poco de jabón neutro y unas gotitas de vinagre. Jamás hay que añadir cera en ese agua, terminaríamos por crear una película opaca y mate que costará mucho trabajo eliminar. En Altejada sabemos que nuestros empleados van a realizar un buen trabajo, gracias al que nos ganamos tu confianza.